Smoothie bowl, el tazón saludable que te sorprenderá

smoothie bowl como hacer

Los smoothie bowl se han convertido en los últimos años en una de las tendencias más modernas en las recetas de desayunos, meriendas y tentempiés. Además, muchos expertos en nutrición han desvelado que estos interesantes bol repletos de nutrientes, son una opción alimentaria muy recomendable para las personas que quieren llevar una vida más sana.

El smoothie bowl es, en esencia, un batido elaborado a partir de leche, frutas o vegetales, al que se le añade elementos sólidos para completar sus valores nutricionales, y toda la mezcla se prepara en un bol o taza de desayuno.

Cómo hacer un smoothie bowl paso a paso

Uno de los principales consejos a la hora de elaborar un buen smoothie bowl es saber crear una buena base, ya que ésta es la parte fundamental de la receta.

1. Selecciona un ingredientes para la base del smoothie bowl

La base suele tener un color llamativo, como un verde manzana, un rojo pasión, o un amarillo limón vivo. Para ello, escogeremos ingredientes siempre 100% naturales, que consigan el color que queremos para la base de nuestro smoothie bowl. En este sentido, por ejemplo, si queremos una base de color verde, podemos añadirle perejil, verduras de hoja verde como espinacas o acelgas, o unas ramas de apio.

mejores vegetales verdes propiedades

Daxiao Productions || Shutterstock

Si lo que buscamos es una base color rojo pasión, lo mejor será añadirle frutas del bosque como frambuesas, fresas, o arándanos rojos, o también podemos optar por una variedad de tomate muy rojo, como por ejemplo, los tomates de pera.

Yotka || Shutterstock

2. Elige el tipo de líquido que más te guste

Una vez que hayamos escogido las verduras y/o frutas que van a formar parte de la base de nuestro smoothie bowl, será preciso añadirle algo de líquido (lo más recomendable es alrededor de media taza). En cuanto a los líquidos que podemos elegir, se encuentran: el agua mineral, el agua de coco, el zumo de cualquier fruta, leche de vaca, bebidas vegetales (soja, avena, coco…etc.). Además, se pueden combinar diferentes tipos de líquido si se quiere conseguir una base con un sabor más potente aún.

Carla Castro || Shutterstock

3. Endúlzalo de forma natural

Los smoothie bowl destacan, también, por ser el complemento ideal a la dieta en determinadas comidas del día, pero sobre todo, en el desayuno y la merienda. Por este motivo, a la hora de elaborar un smoothie bowl es probable que nos decantemos por endulzarlo. Para ello, las opciones más sanas, son añadirle una cucharadita de miel, o bien cualquier otro tipo de endulzante natural como el sirope de ágave o la stevia, entre otras muchas opciones.

miel beneficios

mama_mia || Shutterstock

4. Cúbre tu smoothie bowl con una de estas opciones

Para elaborar la superficie, una vez que hayamos colocado la base en un bol, lo ideal es añadirle una cucharada de cereales, así como frutos secos, o las semillas que más nos gusten. Lo más habitual es añadirle copos de avena, copos de centeno, semillas de lino, o semillas de sésamo. Existen muchísimas opciones para elaborar un smoothie bowl cien por cien saludable y repleto de nutrientes.

yesyesterday || Shutterstock

Otra opción habitual es añadirle también una cucharadita de alguna especia que nos guste, o de algún aroma que transforme su sabor. Por ejemplo, podemos ponerle una cucharadita de canela en polvo, un poco de jenjibre o aroma de vainilla, para potenciar aun más el sabor de la primera cucharada.

canela propiedades

Leszek Glasner || Shutterstock

Los smoothie bowl son elaboraciones caseras que contienen una infinidad de nutrientes saludables como vitaminas, minerales, hidratos de carbono o proteínas. Por ello, son una opción muy recomendable para personas que realizan ejercicio físico con mucha regularidad, así como para niños en edad de crecimiento, para personas que deben pasar largos periodos de convalecencia provocados por algún tipo de enfermedad, o para madres que están dando el pecho a sus bebés.

Smoothies