Salsas sin calorías ¡que no te falten!

salsas bajas en calorias

Las salsas son básicas a la hora de aportar sabor a numerosos platos, y no es cierto que todas engorden. Si para prepararlas eliges como ingredientes alimentos bajos en calorías, lograrás aderezos que sean excelentes aliados de una dieta equilibrada con la que mantener tu peso o incluso perder algún kilo.

¿Cómo hacer salsas sin calorías?

Si te planteas cómo hacerlas, algunos trucos que debes tener en cuenta antes de ponerte manos a la obra son:

  • Siempre que necesites incorporar leche o derivados opta por productos desnatados.
  • Descarta totalmente la mantequilla y la manteca de cerdo. Cuando sea imprescindible hacer un sofrito, utiliza aceite de oliva.

malos usos del aceite de oliva

  •  Para tus salsas a base de queso, elige quesos frescos, tipo fresco o requesón.
  •  Los caldos son una buen materia prima con la que hacer una rica salsa, pero asegúrate de desgrasarlos antes de utilizarlos.

  • Si alguna salsa requiere de un toque dulce, elige edulcorantes naturalesSi no quieres calorías extras, deja a un lado el azúcar y la miel.
  • No te olvides de los cítricos. Las salsas que incluyen zumo de naranja, limón o lima tienen un punto ácido que acompaña bien a numerosos platos sin sumarle calorías.
  • Elige como ingrediente principal de tus salsas para carnes y pescados alimentos bajos en grasas e hidratos pero de sabor potente como por ejemplo: el pimiento, la cebolla, los ajos, las alcachofas, los puerros…

Natasha Breen || Shutterstock

Algunas sugerencias muy fáciles de hacer

Puedes elaborar ricas salsas muy ligeras que alegren, por ejemplo, una ensalada, una carne a la plancha o un pescado al vapor sin aportarles apenas calorías.

Salsa de limón

Esta salsa es ligera y resulta deliciosa para acompañar pescados y platos de marisco como por ejemplo unos mejillones al vapor. Para hacerla, aprovecha el caldo en el que hayas hervido algún pescado. Añádele un ramillete de perejil, una cebolla partida en cuatro trozos, una hoja de laurel, unos granos de pimienta, una ramita de apio y el zumo de medio limón. Deja que hierva y luego mantén a fuego bajo unos 15 – 20 minutos. Puedes colar la salsa o, si la prefieres más espesa, batir los ingredientes.

Otros usos del limón que deberías aprovechar

Joshua Resnick || Shutterstock

Salsa al curry

Dora en dos cucharadas de aceite una cebolla cortada en tiras finas. Cuando esté transparente, añade un vaso de leche desnatada y otro de caldo de verduras (puedes utilizar una pastilla). Deja al fuego 15 minutos. Retira y bate con batidora mientras añades curry al  gusto. La salsa es válida como acompañamiento o para guisar en ella unas pechugas de pollo o unos trozos de magro de cerdo.

Salsa de manzana

Fácil y especialmente recomendable para carnes en general y en especial para pollo y pavo. Solo tienes que cocer las manzanas en agua junto a un palo de canela en rama. Cuando estén tiernas, hazlas puré. Puedes tomarlo así, como un saludable acompañamiento o, si lo prefieres, en forma de salsa menos espesa. En este caso, solo tendrás que añadir medio vaso de sidra y poner el pure de nuevo a hervir unos minutos para evaporar el alcohol y eliminar, así, calorías vacías.

La manzana es muy beneficiosa

Salsa de naranja y albahaca

Con ella puedes aderezar lo que quieras, tanto platos de pasta, como ensaladas, menestras e incluso carnes o pescados. Mezcla el zumo de 1 – 2 naranjas con unas hojas de albahaca fresca y un diente de ajo picado. Bate y deja reposar unos minutos antes de servir.

Aprovecha la vitamina C de la naranja y otros beneficios

Salsa de pimientos

También una salsa todoterreno muy fácil de hacer. Solo tienes que sofreír un diente de ajo laminado en una gota de aceite, añadirle medio vaso de agua y medio de vino blanco dejando hervir 10 minutos. Seguidamente, agrega un pimiento rojo asado y cortado en tiras y unas alcaparras. Deja al fuego otro par de minutos, bate ¡y listo!

Calorias