¿Qué son las calorías vacías?

Cuando hablamos de nutrición y del aporte calórico de los alimentos, muchas veces salen a la palestra las “calorías vacías”, concepto con el que definimos los alimentos muy energéticos pero que no nos aportan ningún nutriente. Está claro que nuestro organismo necesita las vitaminas, los minerales o la fibra de los alimentos para funcionar, pero los alimentos con calorías vacías no nos aportan ninguno de ellos, o su aporte es tan escaso que es totalmente irrelevante. Además, estos alimentos pueden ser dañinos para tu salud.

Nuestro organismo funciona a través de la energía que nos aportan los alimentos, en forma de calorías (hidratos de carbono, grasas, proteínas) pero también gracias a los nutrientes. Así, cuantos más nutrientes nos aporte un alimento, mucho mejor. Sin embargo los alimentos que nos aportan calorías vacías son ricos en hidratos y grasas saturadas, mientras que los nutrientes y grasas saludables brillan por su ausencia. Estos alimentos están en la cima de la pirámide alimenticia, así que no deberíamos comerlos más que de forma esporádica.

Stock-Asso || Shutterstock

Las calorías vacías, un peligro para la salud

Más allá de no aportarnos ningún nutriente de calidad, los alimentos ricos en calorías vacías son un factor de riesgo para nuestra salud. Suponen un aumento calórico directo, propicio para la aparición de obesidad y de enfermedades relacionadas con este problema como las cardiovasculares o la diabetes. Solemos comerlos en vez de alimentos más saludables, y son todo lo contrario a un alimento saciante: estimulan todavía más el apetito gracias a su sabor, produciendo una ingesta calórica aún mayor y son muy atractivos para comer entre horas.

Monkey Business Images || Shutterstock

Piensa que parte de la energía que recibimos a través de estos alimentos ricos en calorías vacías nos llega a través del azúcar, por lo que el riesgo de desarrollar diabetes es elevado. Son alimentos en los que se utiliza mucho jarabe de maíz, rico en fructosa, que puede dañar tu metabolismo. Como hemos dicho antes, se trata de alimentos ricos en grasas saturadas, con las que tampoco le hacemos ningún favor al organismo. Además, su uso es excesivo.

Syda Productions || Shutterstock

Llegados a este punto tenemos que hacer un paréntesis para hablar de los azúcares simples que algunos alimentos incluyen de forma natural. Nos referimos a la fructosa de la fruta o la lactosa de la leche, azúcares de rápida absorción presentes en unos alimentos ricos en agua, minerales, fibra, vitaminas y proteínas. En ese caso no son calorías vacías, ya que existe un equilibrio entre los nutrientes y las calorías o azúcares que nos aportan. El problema llega cuando el azúcar se añade de forma artificial.

Cómo evitar las calorías vacías

Lo primero de todo es conocer la larga lista de alimentos con calorías vacías, en la que tienen un papel destacado los refrescos y otras bebidas azucaradas, como los zumos, las bebidas energéticas o isotónicas para deportistas, las bebidas alcohólicas, los productos de bollería industrial, las galletas, los snacks, las golosinas o el propio azúcar que añades al café o al yogurt. Tenemos alternativas interesantes a todos ellos, como el agua, los tés o los zumos naturales, en el caso de las bebidas.

snacks que debes evitar

fizkes || Shutterstock

A la hora de hacer la compra, más allá de fijarte en las calorías conviene que mires el valor diario recomendado (CDR) de cada nutriente. Si ves que el CDR no llega al 5% estaremos hablando de unos contenidos muy bajos de esos nutrientes, por lo que es fácil que se trate de calorías vacías que no te aportarán nada. Hay que seguir una dieta equilibrada, controlando el azúcar que ingerimos, tanto de forma voluntaria como porque lo han incluido al procesar los alimentos, y consumiendo alcohol de forma moderada, en pequeñas cantidades y no de forma habitual.

Calorias