6 propiedades de los cítricos por las que deberías incluirlos en tu dieta

citricos beneficios

Naranjas y mandarinas, limas y limones, pomelos… a medida que se acerca el invierno los cítricos van madurando, y nuestras casas se llenan de estas deliciosas frutas que nos ofrecen un sinfín de posibilidades. Las puedes consumir tal cual, pero también exprimirlas para zumo o utilizarlas en salsas, vinagretas, como condimento o como elemento decorativo en repostería. Pero además de abrirnos un universo de posibilidades cuando estamos entre fogones comer cítricos es muy beneficioso para nuestro organismo.

1. Las vitaminas

La fruta es una fuente inagotable de vitaminas, y los cítricos no son una excepción. Además de la vitamina A,  la B1, la B2 y la vitamina C los cítricos también suponen una importante aportación de minerales como el cobre, el azufre o el potasio, imprescindibles para que el cuerpo funcione bien. Comer cítricos es una forma natural de aumentar el consumo de estos nutrientes básicos, que nos reportarán múltiples beneficios.

Elena Hramova || Shutterstock

Elena Hramova || Shutterstock

2. Refuerza el sistema inmunológico

Precisamente uno de los beneficios de ese cóctel de vitaminas y minerales que nos aportan los cítricos es el refuerzo del sistema inmunológico, el responsable de cortarle el paso a enfermedades de toda clase. Los cítricos aumentan nuestras defensas naturales, refuerzan la resistencia ante infecciones y mantienen el sistema inmune siempre activo.

3. Desintoxican y depuran

Dicen que la mandarina es una fruta ecológica porque limpia nuestra sangre de plomo, mercurio, cadmio o cromo, metales que se acumulan en ella y que a largo plazo nos pueden provocar ciertos problemas. Pero no es el único desintoxicante, los zumos de naranja o limón en ayunas también nos sirven para eliminar las sustancias tóxicas que se acumulan en el organismo y que son responsables desde la fatiga hasta problemas en distintos órganos o incluso tumores malignos.

chica-joven-bebiendo-agua-con-trozos-citricos

puhhha || Shutterstock

 

 

Seguro que alguna vez has oído hablar de cálculos biliares o cálculos renales, congestiones hepáticas u otros problemas dolorosos relacionados con la vesícula, el hígado o los riñones. Estos problemas están provocados por sustancias que se acumulan en esos órganos, y que los cítricos nos ayudan a eliminar, regenerando así los tejidos. También nos ayudan con los problemas intestinales, en especial la naranja, que controla diarreas o hemorragias además de desinfectar las vías digestivas o de aliviar la acidez estomacal. Al ser diuréticos ayudan a eliminar líquidos.

4. Buenos para la piel

Los cítricos tienen beneficios para nuestro interior y para nuestro exterior, ya que sus vitaminas son muy buenas para la piel. Junto a los aceites esenciales ayudan a mantener la piel limpia, hidratada y embellecida. Para potenciar al máximo los efectos de los cítricos sobre la piel se recomienda consumirlos por la mañana, en ayunas. De hecho, muchas cremas y productos cosméticos incluyen esencias o extracto de cítricos, y en casa también podemos hacer nuestras propias mascarillas caseras.

5. Buenos para el corazón

Comer frutas ácidas como los cítricos nos ayuda a reducir los niveles de colesterol malo y de ácido úrico en sangre. Un consumo regular de cítricos nos ayuda a prevenir problemas de corazón o en el aparato circulatorio, además de enfermedades como la gota. Para que sea efectivo el consumo de los cítricos debe estar acompañado de una dieta saludable y de realizar actividad física de forma regular.

Sergei Domashenko || Shutterstock

Sergei Domashenko || Shutterstock

6. Ayudan a perder peso

En especial el pomelo. Comer un pomelo en ayunas al día ayuda a quemar grasa, y gracias a sus propiedades laxantes y diuréticas nos ayuda a depurar el organismo y eliminar líquidos. También el limón nos ayuda a perder peso. Seguro que has oído hablar de las dietas del pomelo o del limón, unas dietas depurativas que no se deben prolongar más allá de los tres o cuatro días. Una vez acabada puedes seguir comiendo tres o cuatro cítricos, combinándolos como quieras y siguiendo una dieta equilibrada.