¿Por qué es tan importante la arginina?

arginina beneficios

Todos los aminoácidos son igual de importantes, pero si estás en el gimnasio y hablas de cómo se puede ganar músculo más fácilmente seguro que aparece la arginina. La arginina es un aminoácido esencial, fundamental para ganar músculo, pero que también tiene otros muchos beneficios para nuestro cuerpo. Por suerte podemos consumirla en bastantes alimentos, aunque también en forma de suplementos y también hay casos en los que es el propio cuerpo el que la genera, de ahí que a veces se defina como un aminoácido semi-esencial.

Cuando la arginina entre en contacto con la enzima óxido-sintetasa, segregada por el organismo, se convierte en óxido nítrico, un importante vasodilatador que nos ayuda a mejorar la circulación de la sangre y el riego sanguíneo en todas las partes del cuerpo. Gracias a este aumento del flujo sanguíneo los músculos reciben más oxígeno, y por tanto más energía, proporcionándoles más fuerza y vigor a los músculos. Quizá este sea el efecto más conocido de la arginina, pero tiene muchos más.

Los principales beneficios que aporta la arginina

Esta mejora de la circulación se traduce, por ejemplo, en un aumento de la potencia sexual en los hombres como demostró la investigación galardonada con el Nobel en 1998. Funciona como una especie de viagra, aunque sin efectos secundarios y más a largo plazo que instantáneos. También mejora la fertilidad masculina. Otro de sus beneficios es que refuerza el sistema inmunitario, por lo que mejorarán nuestras defensas. Además, es cicatrizante y ayuda a reparar los tejidos musculares dañados; un poder que también nos ayudará a recuperarnos en caso de lesión o tras pasar por el quirófano.

Wayne0216 || Shutterstock

Su carácter vasodilatador también contribuye a que el pelo nos crezca más, y aumenta los niveles de hormona del crecimiento. No podemos olvidar el carácter depurativo de la arginina, en especial con el amoniaco. Es una célula tóxica necesaria para la construcción de las proteínas, pero si tenemos demasiado amoniaco en el cuerpo podemos tener problemas, en especial si tenemos problemas hepáticos. Gracias a la arginina el hígado funciona mejor y eliminamos las toxinas.

Los diabéticos son uno de los colectivos que más partido puede sacar de la arginina, porque entre otras cosas regula las hormonas y el azúcar en sangre. De esta manera contribuye a la reducción de la resistencia a la insulina, mejorando la tolerancia a la glucosa y la sensibilidad a la insulina en los diabéticos tipo 2. La arginina puede ser una pieza clave a la hora de que los diabéticos reduzcan sus necesidades de insulina, ya que los alimentos ricos en arginina deberían formar parte de una dieta saludable que además les ayuda a controlar el peso.

Syda Productions || Shutterstock

¿Cómo podemos consumir la arginina?

Al principio decíamos que hay dos formas de acceder a la arginina, con los alimentos gracias a las proteínas de origen animal o vegetal y a través de productos de suplementación. Como siempre la opción más recomendable es la primera, la natural. La lista de alimentos ricos en arginina está encabezada por los alimentos proteicos como la leche y sus derivados, el huevo, carnes de pollo o ternera, el pescado azul (salmón, atún, sardinas, etc.) o los frutos secos; sin olvidar el arroz o los cereales, otra gran fuente de arginina.

Africa Studio || Shutterstock

Una dieta equilibrada nos proporcionará suficiente arginina para aprovecharnos de todos esos beneficios de los que hablábamos antes, pero siempre existe la posibilidad de tomar este aminoácido en forma de suplemento, a ser posible bajo supervisión. Hay que prestar mucha atención tanto a la dosificación como al tiempo que tomaremos este suplemento ya que un consumo excesivo de arginina podría tener los efectos contrarios a los deseados: debilidad y cansancio muscular, además de náuseas, diarrea o hipotensión.