Las mejores infusiones digestivas para después de comer

infusiones digestion pesada

Algo tan fácil como echar un puñado de hojas secas, flores o frutos a un vaso de agua hirviendo te ayudará considerablemente a mejorar tu digestión. Las infusiones digestivas te aliviarán después de las comidas, ya sea porque te cuesta hacer la digestión o después del atracón del siglo. En el mercado tenemos una gran cantidad de plantas medicinales, cada una con sus propiedades, por eso es importante conocer para qué sirve cada una y qué plantas o hierbas podemos incluir en la lista de infusiones digestivas.

¿Cuáles son las infusiones más digestivas?

Parece obligado empezar hablando de la manzanilla, probablemente la infusión digestiva más popular ya que en cualquier supermercado puedes encontrar las bolsitas que añadirás al agua caliente. La manzanilla es un estimulante digestivo, antidiarreico, calmante de espasmos y que te quitará las náuseas que a veces acompañan a las digestiones más pesadas. Siempre le puedes añadir un poco de miel para endulzarla o hacerte una infusión de manzanilla y anís verde, que además de favorecer la digestión es una infusión depurativa.

Geo-grafika || Shutterstock

 

Dos plantas muy beneficiosas cuando se trata de combatir problemas estomacales son la menta y el poleo, de ahí las infusiones de poleo-menta que también puedes encontrar sin problemas en todos los supermercados. La menta evita las flatulencias y los dolores que producen los cólicos en el estómago, además de mejorar la digestión; y si le añadimos el poleo tenemos una infusión aún más eficaz y potente. Otra opción es mezclar la menta con la melisa, que al ser relajante nos ayudará en la digestión esos días en que el estrés y los nervios se manifiestan en forma de dolor de estómago.

vlasna || Shutterstock

Hablemos ahora de las infusiones de hinojo, que estimulan la expulsión de los gasas intestinales. El hinojo también tiene propiedades diuréticas, y sus infusiones son altamente recomendables para los que tengan una digestión lenta ya que también nos evita los dolores estomacales y la acidez. Por si fuera poco estamos hablando de una planta bastante suave, que se puede utilizar sin problemas en los niños -en el caso de los bebés mejor consúltalo con el médico-. Se puede tomar solo o combinarlo con anís o con el comino, nuestro siguiente protagonista.

AndreyCherkasov || Shutterstock

Porque sí, también podemos disfrutar de las propiedades digestivas del comino en forma de infusión, no es patrimonio exclusivo de la cocina. Igual que pasaba con el hinojo, el comino nos ayuda a prevenir los gases y a eliminarlos, pero su principal efecto es la ayuda al tránsito intestinal, lo que nos permite disfrutar de una digestión más suave y sin molestias. No nos podemos olvidar del cuminaldehido, un compuesto del comino con efectos antimicrobianos que combate los microorganismos que dificultan la digestión.

Marian Weyo || Shutterstock

El comino es otra de las plantas que se pueden combinar con el anís, que como habrás comprobado es el complemento ideal en la mayoría de infusiones digestivas. En este sentido cabe resaltar que tanto el anís estrellado como el anís verde nos ayudarán a tener una mejor digestión. Son un buen remedio para tratar la gastritis o reducir los cólicos, además de eliminar las flatulencias. Infusiones con tomillo, jengibre, melisa, mejorana o boldo también sirven para tener una digestión mejor. Todo es cuestión de encontrar la que más te guste y mejor te siente.

morozv || Shutterstock

 

Otras formas de mejorar las digestiones pesadas

Más allá de tomar una infusión digestiva unos minutos después de comer podemos seguir una serie de pautas que te facilitarán la digestión, empezando por comer tranquilamente, masticando bien los alimentos. Las comidas pesadas, los fritos, los postres industriales, las salsas artificiales te pueden provocar molestias en la digestión, igual que hacer actividades que impliquen un gran esfuerzo justo después de comer… o echarse una siesta larga.