¿La salsa de soja es buena o mala?

salsa soja beneficios e inconvenientes

Calificar un alimento como bueno o malo nunca es acertado porque sus efectos en nuestro organismo dependen de múltiples factores. Con la soja y sus derivados ocurre algo curioso. Algunos ven a esta leguminosa como un alimento que solo aporta beneficios y en cambios otros apuntan a que la ingesta considerable de soja puede estar relacionada con determinados tipos de cáncer y con carencias nutricionales.

En primer lugar hay que tener claro que existen distintos tipos de salsas derivadas de la soja y que muchas de las que encontramos en los supermercados poco tienen que ver con la salsa shoyu, la tradicional salsa de soja japonesa, que se elabora con soja natural (no transgénica) fermentada, agua, sal y trigo en un proceso de varios meses de duración.

Muchas de las salsas químicas no parten de los propios granos de soja, sino de harinas hidrolizadas y, además, suelen incluir en su composición colorantes, endulzantes como el jarabe de maíz, extracto de malta, e incluso sustancias poco saludables como el glutamato monosódico.

Beneficios que aporta la salsa de soja

Los defensores de la salsa de soja destacan entre sus beneficios a tener en cuenta los siguientes:

  • Al tener como base los granos de esta leguminosa, en ella se encuentran algunos de sus fitonutrientes esenciales, como las isoflavonas, potentes antioxidantes que retrasan el envejecimiento de nuestro tejido celular.

Piotr Marcinski || Shutterstock

  • Al tratarse de un alimento fermentado, contiene microorganismos beneficiosos que cuidan la flora intestinal.
  •  Su contenido en carbohidratos es bajo y en grasas, prácticamente nulo, por lo que es una salsa que proporciona un toque de sabor a numerosos platos sin aportar calorías demás.

Stock-Asso || Shutterstock

  • La salsa, al igual que la materia prima de la que parte, tiene un alto contenido en calcio, siempre una buena ayuda para huesos y articulaciones.

pathdoc || Shutterstock

Entonces ¿qué inconvenientes tiene la salsa de soja?

En cambio, los detractores de la salsa de soja insisten en que:

  • Tomada en exceso puede estar relacionada con la aparición de cáncer de próstata en los hombres y de mama en las mujeres. Hay que dejar claro que esta afirmación no ha sido demostrada científicamente, sobre todo, teniendo en cuenta que el consumo normal de esta salsa es bajo, ya que, su sabor intenso hace que sea necesaria muy poca cantidad para aderezar los diferentes platos.

Image Point Fr || Shutterstock

  • Algunos expertos desaconsejan el consumo de salsa de soja a aquellas personas que padecen de hipotiroidismo.
  • Dado su alto contenido en sal, es cierto que si se está siguiendo una dieta hiposódica no debe tomarse o limitar su ingesta a ocasiones puntuales.
dieta baja en sal

kungverylucky || Shutterstock

  • Hay estudios que apuntan a que si se toma de forma habitual, esta salsa puede dificultar la absorción de algunos minerales como el magnesio o el hierro.

No hay argumentos científicos confirmados que determinen que la salsa de soja pueda ser un peligro para la salud, sobre todo si hablamos de un consumo normal y moderado. Si no existe alergia o contraindicaciones médicas que la desaconsejen, disfrutar de ella como ingrediente de la cocina japonesa o incorporarla a nuestras ensaladas y verduras de forma esporádica puede ser una deliciosa manera de comer platos variados con un toque exótico muy apetecible.