La naranja, mucho más que vitamina C

naranja beneficios

Son, sin lugar a dudas, una de las frutas más deseadas, consumidas y populares, especialmente en nuestros países, donde el clima es perfecto para su cultivo. Las naranjas nos acompañan casi desde que nacemos, y es que suelen ser uno de los primeros alimentos “intensos” que probamos. ¿Quién no ha empezado comiendo pequeños gajos de naranja cuando todavía no podía andar, y se ha hecho “adicto” a ese sabor tan especial? ¿Quién no se ha tomado un zumo de naranja natural alguna vez, pensando que es el verdadero maná que nos protegerá de todos los males?

Está claro que las naranjas se han ganado con todo merecimiento su fama de fruta sana y equilibrada, ya que además de tener pocas calorías y casi nada de grasa, es un alimento muy nutritivo, como podremos comprobar en este artículo. Muchos piensan que conocen todas las propiedades de esta deliciosa fruta, pero la mayoría no van más allá de su alto nivel de vitamina C, que de hecho es uno de sus principales nutrientes. Aunque este aporte es importante, porque ayuda a la regeneración de tejidos, así como a la cicatrización de heridas, siendo un antioxidante perfecto, los beneficios de la naranja van mucho más allá.

¿Qué otros beneficios tiene la naranja?

Gracias a su aporte en pectina, la naranja también nos ayuda a reducir el colesterol en sangre. Se trata de un nutriente que funciona como una fibra soluble, y mantiene equilibrados nuestros niveles de colesterol, algo importantísimo para muchas personas hoy en día. Parece que incluso son capaces de prevenir el cáncer de estómago, según estudios que lo han determinado al analizar a personas que han consumido naranjas de forma continua durante años. Y es que esta fruta es una de las mejores para proteger nuestro sistema inmunológico, tanto por dentro como por fuera.

lzf || Shutterstock

lzf || Shutterstock

De eso ya se encargan de avisarnos nuestras madres y abuelas cuando llega la época de frío. Y es que un buen zumo de naranja natural (con un poco de azúcar o edulcorante, a ser posible también natural, para hacerlo más delicioso) es como el remedio perfecto para prevenir las infecciones víricas como gripes o resfriados. Todos, sin excepción, lo hemos probado, y después de beberlo nos hemos sentido mucho mejor, ya sea por su exquisito sabor o porque realmente la naranja tiene propiedades sanadoras en este tipo de infecciones.

La gran cantidad de antioxidantes que contienen las naranjas las convierten en una de las mejores alternativas para mantenernos jóvenes eternamente. Bueno, al menos en lo que a nuestra piel y a nuestra vista se refiere. Gracias a la vitamina C y a otros antioxidantes que lleva, la naranja nos previene de problemas oculares como las cataratas, así como renueva nuestras células, para mantenernos en forma. Por si fuera poco, esta fruta también es perfecta para depurar las toxinas de nuestra sangre y el ácido úrico, permitiéndonos disfrutar de unas digestiones mucho más livianas.

Serg Zastavkin || Shutterstock

Serg Zastavkin || Shutterstock

Cómo aprovechar las propiedades de la naranja

A la hora de consumir las naranjas, cada uno tiene su forma favorita. Como fruta, lo mejor es comerla directamente, pelándola por supuesto, o también exprimiéndola como zumo natural, aunque pueden perderse algunos nutrientes. Existen multitud de opciones para usar la naranja como complemento o acompañamiento a algunos platos, desde pollo hasta tartas y dulces, gracias a su sabor tan intenso y especial.

baibaz || Shutterstock

baibaz || Shutterstock

 

Eso sí, es mucho más preferible consumir un zumo natural, aunque sea más complicado de encontrar, que decantarnos por esas bebidas refrescantes aromatizadas que apenas contienen naranja pero sí un aporte más que excesivo de azúcares, como la Fanta de naranja. Cuanto más natural sea la forma de consumirla, mejor para nuestro organismo.