La fruta ¿mejor comerla con piel o pelada?

Las distintas frutas son fundamentales dentro de una alimentación equilibrada. Debemos tomar varias piezas al día porque son fuente de vitaminas, minerales y fibra. La duda es si pelarlas o no antes de comerlas, porque parte de esos nutrientes se encuentran precisamente en la piel que las protege.

Lógicamente hay frutas que no pueden tomarse sin pelarlas previamente por la dureza o textura y sabor desagradable de su cáscara: melón, plátano, naranjas, kiwi… pero otras como las manzanas, las peras, los melocotones o las ciruelas admiten las dos opciones.

Hay que tener en cuenta que el aporte en fibra, tanto soluble como insoluble, es uno de los grandes beneficios que nos proporcionan las frutas y ésta se encuentra tanto en la pulpa, especialmente rica en pectina, como en el exterior, en la piel.

La fibra de la fruta nos proporciona sensación de saciedad, ayuda al mantenimiento de la flora intestinal y contribuye, además, a regular los niveles de glucosa y colesterol en la sangre, de ahí su importancia. Por otra parte, resulta una ayuda indispensable para el correcto tránsito intestinal aliviando problemas de estreñimiento.

Al tomar una fruta pelada, perdemos parte de esa fibra. Para que te hagas una idea, en el caso de la manzana, comerla sin piel supone ingerir un 10% menos de fibra, y si hablamos de la pera, esa pérdida alcanza el 35%.

Pelar o no la fruta depende de cada tipo de fruta

Siempre que resulte posible, toma la fruta sin pelar, ya que si la ingerimos de esta manera, el alimento mantiene todo su valor nutricional. Por supuesto, antes de comerlas, tendrás que lavar cada pieza de fruta escrupulosamente para eliminar cualquier impureza, gérmenes o pesticidas. En el caso de las frutas más blandas y pequeñas, como las fresas o las moras, no está demás sumergirlas en agua durante unos minutos. Si prefieres la fruta completa, incluida su piel, una buena opción es elegirlas procedentes de cultivos orgánicos.

Si ante una pieza determinada, dudas entre tomarla o no con su cáscara, algunos casos concretos que pueden ayudarte a decidirte son:

La manzana

Como hemos dicho, mejor con piel para aprovechar al máximo la fibra que contiene pero, en ocasiones, cuando hay problemas estomacales como la diarrea, deberás pelarla y esperar unos minutos antes de tomarla para favorecer el proceso de oxidación (verás que adquiere un color más oscuro). De esta manera, la manzana obtendrá un efecto astringente.

Descubre los beneficios por los que no debes renunciar a la manzana

manzana propiedades

PosiNote || Shutterstock

Naranjas y mandarinas

Lógicamente no es buena idea comérsela sin pelar pero cuando lo hagas, no te empeñes en eliminar hasta el último resquicio de la piel blanca que se adhiere a los gajos porque en ella se concentra gran parte de la vitamina C y de los antioxidantes de estos cítricos.

Más razones por las que debemos comer cítricos

naranja vs mandarina

casanisa || Shutterstock

Ciruelas, melocotones, nectarinas y uvas

La vitamina A y la C están en su piel por lo que, bien lavados, puedes tomarlos sin pelar siempre que no tengas algún tipo de alergia, algo que ocurre frecuentemente con la aterciopelada piel del melocotón.

melocoton beneficios

Frutos del bosque

Fresas, arándanos, moras… lávalos bien y tómalos enteros para obtener todos los beneficios de esta fuente de salud y juventud.

Como último consejo, recuerda que también puedes aprovechar las propiedades de las cáscaras que normalmente no comemos utilizándolas como ingredientes de distintos platos, por ejemplo, ralladura de naranja, pomelo o limón en un bizcocho o en un una salsa a la que quieras dar un toque ácido.

¿Qué pasa si no comemos fruta?