5 ideas deliciosas para que prepares sanas recetas con yogur desnatado

recetas sanas yogur desnatado

Aunque a veces nos cueste elegir un pack de yogures con la amplia oferta que tenemos en nuestro supermercado, el yogur natural desnatado es el yogur más saludable. De todas las variedades que puedes comprar (clásico, griego, 0% materia grasa, líquido, de sabores…) es el que nos aporta menos calorías y grasas saturadas. A diferencia de otros yogures de sabores, el yogur desnatado no tiene azúcares perjudiciales para la salud. Su sabor puede ser un punto ácido, por eso conviene conocer recetas saludables con yogur desnatado para disfrutar de sus beneficios.

1. Yogur con fruta o cereales

Seguramente sea la cosa más simple del mundo, pero el resultado es delicioso. Basta con coger una o varias piezas de fruta fresca, trocearlas y añadirlas al yogur. Otra versión es hacerlo con cereales tipo muesli, también podemos añadir miel, frutos secos… Las opciones son infinitas, aunque la fruta es la más habitual, ya que además de aprovechar todos los beneficios del yogur, estaremos cumpliendo con la recomendación de comer al menos cinco piezas de fruta al día.

Foxys Forest Manufacture || Shutterstock

2. Yogur de chocolate

Una alternativa a la fruta es el chocolate, aunque la preparación es algo diferente. Necesitarás un yogur natural desnatado, 4 tazas de leche desnatada, 4 cucharadas grandes de cacao sin grasa y sin azúcar y, si quieres endulzarlo más, estevia líquida. Calienta la leche y disuelve el cacao. Cuando esté templado hay que añadir el yogur -si lo haces antes se cortará- y la estevia. Mézclalo y vierte el resultado en vasitos de yogur. Déjalo reposar unas 7 horas en la yogurtera -o aprovechando el calor del horno-, tápalos y ponlos en la nevera. Al día siguiente te los podrás comer.

Liliya Kandrashevich || Shutterstock

 

3 Helado de yogur desnatado

Para cada ración necesitarás un yogur natural desnatado, 150 gramos de tu fruta preferida y una cucharadita de aceite de girasol. Lo primero será limpiar bien la fruta, pelándola si es necesario -puedes elegir la que quieras-, trocearla y ponerla un par de horas al congelador. Cuando se haya congelado añade la fruta al yogur y mézclala con el aceite, con la ayuda de la batidora. Solo habrá que meter la mezcla en el congelador, y en una hora tendrás listo un delicioso y saludable helado de yogur desnatado.

stockcreations || Shutterstock

4. Salsa de yogur desnatado

No necesitarás más que un yogur natural desnatado, un limón pequeño, un diente de ajo, aceite de oliva, sal, pimienta negra molida y cilantro. Primero se baten el yogur con el ajo picado, y se añaden el zumo del limón, la sal, la pimienta y un chorro de aceite de oliva. Bátelo otra vez y añade unas hojas de cilantro, aunque también puedes utilizar menta si quieres darle un toque diferente. Lo único que te faltará removerlo bien con una cuchara para tener una salsa de yogur mucho más saludable que las que se venden en los supermercados.

Esta salsa de yogur es el complemento ideal para un montón de recetas saludables, empezando por las ensaladas. Todos conocemos la famosa ensalada césar, pero también le puedes añadir tu salsa de yogur a una ensalada de champiñones, de atún o incluso a la ensalada de pasta. Otra opción es añadir un poco de esta salsa de yogur desnatado a verduras como el brócoli al vapor, o cocinado al microondas, e incluso se la puedes añadir a la pizza casera.

Otras opciones para disfrutar de salsas saludables para ensaladas

5. Mayonesa de yogur

Si quieres una versión más ligera de la mayonesa, esta es la tuya. Además del yogur natural necesitamos unas gotas de zumo de limón, un poquito de sal y una cucharada de aceite. Mézclalo todo en la batidora hasta que conseguir una salsa cremosa y homogénea. Ya está, lo único que falta es ponerla en un recipiente y guardarla en la nevera. Si la quieres más fuerte siempre puedes añadir un poco de perejil picado, pimienta o apio. El resultado seguirá siendo muy bajo en calorías.