Hidratos de carbono, ¿mejor por la mañana o por la noche?

Para llevar a cabo todas las funciones que necesitamos realizar a lo largo del día, nuestro cuerpo necesita alimentarse, pero no de cualquier manera. Como si fuese un vehículo, nuestro organismo necesita una gasolina especial, y aunque al ingerir alimentos y bebidas ya tomamos lo que nos hace falta, siempre podemos mejorar esa dieta para equilibrar mejor los niveles de hidratos, proteínas y grasas, de cara a que nuestro cuerpo funcione de una manera más correcta y equilibrada. Hoy nos centraremos en uno de los más controvertidos elementos de la dieta: los hidratos de carbono.

La importancia de saber cómo comer los carbohidratos

Los carbohidratos, también conocidos como azúcares, son la principal fuente de energía de nuestro cuerpo, esa gasolina que necesitamos para llevar a cabo nuestra rutina diaria. Si hacemos más esfuerzos, es natural que necesitemos más hidratos de carbono. La mala fama de este tipo de nutrientes viene por el hecho de que son los más calóricos y un exceso de ellos podría llevarnos a sufrir sobrepeso. Sin embargo, son imprescindibles en nuestra dieta. De hecho, de las 2000 calorías recomendadas para consumir cualquier persona adulta como media, entre el 45 y el 60% de las mismas deberían proceder de hidratos de carbono.

diferencias carbohidratos simples y complejos

bitt24 || Shutterstock

Y es que las proteínas y las grasas también nos aportan muchos beneficios, pero son los hidratos los que nos hacen funcionar con energía, proporcionándonos la fuerza que necesitamos. Entendiendo esto, también debemos ser conscientes de que no es muy recomendable sobrepasar esos límites arriba indicados, aunque por desgracia es algo bastante común. En nuestros alimentos muchas veces encontramos azúcares sintéticos en cantidades bestiales, como ocurre en la bollería industrial o en los refrescos. Controlar ese consumo nos permitirá equilibrar mucho más la balanza, para consumir solo los hidratos necesarios, y no sacar de nuestra dieta las proteínas e incluso las grasas, que también son necesarias.

Entonces ¿cuando es mejor comer carbohidratos?

Entendemos entonces que los hidratos de carbono son necesarios e incluso beneficiosos, siempre en su justa medida. Pero no solo importa la cantidad que tomes, sino también el momento. Cuando vamos a realizar un viaje largo, llenamos el depósito antes de salir para tener gasolina suficiente, ¿verdad? Pues lo mismo deberíamos hacer con nuestro organismo y su gasolina, los hidratos de carbono, consumiéndolos en la primera parte del día, en el desayuno o en la comida, para gastar toda esa energía que nos ofrece con las actividades diarias y que las calorías no se vayan acumulando en nuestro cuerpo.



nombres cereales raros

Teniendo esto en cuenta, tampoco hay que dramatizar si tomamos hidratos en la cena, porque eso no va a conllevar de por sí que cojamos más peso. De hecho, para muchos deportistas que realicen esfuerzos diarios considerables, esto puede ser también una buena solución, ya que tomar hidratos por la noche nos permite acelerar el consumo de grasas aprovechando todo el metabolismo de lo realizado durante todo el día. El hecho esta en tomar la cantidad adecuada, las calorías necesarias, y no excedernos demasiado, porque es entonces cuando pueden venir los problemas de peso.

Clase de Fitness alimentos para deportistas

wavebreakmedia || Shutterstock

Podemos concluir pues que tomar hidratos de carbono por la mañana es más beneficioso, especialmente si vamos a estar muy activos durante todo el día, pero que tampoco será una catástrofe si los tomamos en la cena. Nuestro organismo siempre está trabajando y necesita energía incluso cuando estamos durmiendo, porque lleva a cabo todo tipo de procesos en ese momento. Por lo tanto, alimentarlo bien es fundamental para poder desarrollar todas nuestras actividades correctamente. Siempre teniendo en cuenta que deben suponer solo la mitad o un poco más del total de nuestra dieta, los hidratos de carbono podrán ser consumidos a cualquier hora del día, aunque la mañana es el momento más adecuado, de haber alguno.