Descubre los diferentes tipos de cereales refinados

cereales refinados cuales son

Para el desayuno o en la merienda, tomándolos en las comidas a través de alimentos que se basan en ellos... los cereales forman parte de cualquier dieta básica y en su justa medida, pueden suponer también un buen aporte de nutrientes muy apropiados, especialmente para determinadas situaciones. Pero como todo en nuestra sociedad, la alimentación también va cambiando y evolucionando con el tiempo, y hoy en día podemos encontrar muchos tipos de cereales distintos cuando vamos a la tienda a comprar. La mayor diferencia entre ellos viene dada por su procesamiento, a través del cual ofrecerán unas u otras características.

Esto es todo lo que los cereales nos pueden ofrecer

¿Qué diferencia a los cereales refinados?

Existe desde hace tiempo una gran discusión acerca de los dos principales grupos de cereales, la forma de diferenciación entre ellos a través de su elaboración para que lleguen a las tiendas. Por un lado están los cereales refinados, que han sido modificados a través de diferentes métodos para resultar más sabrosos y aguantar más tiempo en las tiendas sin estropearse. Esto se consigue extrayendo el salvado y el germen del cereal a la hora de molerlo, en el proceso de producción, lo que provoca que su sabor sea mejor, pero también tiene su parte negativa, ya que en este proceso se pierden buena parte de los nutrientes que los cereales aportan de forma natural. Por otro lado, los cereales integrales, mantienen el salvado y con él, todos sus nutrientes.

Conoce los beneficios de los cereales integrales

Podríamos afirmar pues que los cereales refinados son todo lo contrario a los cereales integrales, a los cuales se les mantiene el salvado y el germen para que contribuyan con todo los nutrientes y aportaciones que estos nos ofrece, especialmente la fibra, uno de estos nutrientes que no es fácil encontrar en otro tipo de alimento y que supone ya de por si una buena razón para optar por los cereales. Lo que los cereales integrales pierden en sabor lo ganan en aporte nutritivo, por eso muchos los prefieren a los cereales refinados.



Para muchos, los cereales refinados son una peor opción a la hora de consumir este tipo de alimentos, ya que al ser despojado de la parte realmente nutritiva, el salvado, solo aportan calorías vacías en forma de proteínas e hidratos (que por otra parte también son necesarios para nuestro cuerpo, porque necesitamos energía). Sin duda es una opción menos nutritiva que la de los cereales integrales, pero los refinados aportan un sabor que es único y muy aprovechable no solo para ingerir ya de por sí el propio grano, sino para la elaboración de otros alimentos como pan, pasta, etc…

¿Cuáles son los mejores cereales refinados?

Al ser un método de procesamiento más que una categoría en sí, podemos encontrar todo tipo de cereales refinados, desde el arroz al trigo, pasando por la cebada o el centeno, todos ellos muy útiles en la elaboración de diferentes productos o como ingredientes en muchísimas recetas que podemos realizar en casa. Dentro de esta categoría entrarían también otros cereales menos utilizados, como la espelta, las semillas de lino o el farro, menos habitual en su versión refinada, ya que su principal característica es precisamente el gran aporte de salvado que nos ofrece en su forma natural e integral.

centeno beneficios

symbiot || Shutterstock

Podemos encontrar cualquier tipo de cereal en sus dos versiones, tanto en la integral como en la refinada, y aunque siempre vamos a escuchar que la versión integral es mejor en todos los casos, por su aporte nutritivo, lo cierto es que a veces estos granos sirven para darle un toque de sabor más intenso a ciertos productos, y eso solo se consigue cuando se refinan y se les quita el salvado. Es por ello que los cereales refinados también pueden formar parte de nuestra dieta, siempre que no nos excedamos en su consumo, ya que es cierto que son muy calóricos.

Razones para controlar el consumo de cereales refinados