¿Cuanto engorda la cerveza en realidad?

la cerveza engorda cuantas calorias tiene

La cerveza es probablemente la bebida más consumida a lo largo y ancho del planeta, y no solo en la actualidad, sino desde hace muchísimo tiempo. Ya a finales de la Edad Media este brebaje dorado era muy codiciado, y desde entonces, su éxito no ha parado de engrandecerse. Hoy en día, gracias a la gran cantidad de variedades que existen, hay cervezas para todos los gustos, y esta bebida ha dejado de ser un simple acompañamiento para las comidas para convertirse en una verdadera experiencia al paladar, en la que podamos disfrutar de un sabor exquisito más allá de lo que estemos comiendo.

Sin embargo, muchos achacan a la cerveza la típica “barriguita” que poseen, de esos kilos de más que se acumulan en la zona del abdomen y que desde luego, no gustan nada a la mayoría de los hombres. La cerveza tiene fama de engordar mucho, y desde siempre se ha creído que su consumo continuado podría hacernos ganar mucho peso. Sin embargo, esto puede ser solo un mito, como comprobaremos a continuación. ¿es la cerveza tan calórica como todos piensan o es solo una mentira que se ha ido transmitiendo una y mil veces hasta convertirse en una “verdad”?

Easy Morning || Shutterstock

¿La cerveza tiene tantas calorías como se cree?

Como todo, hay que encontrar el contexto para hablar de este tipo de mitos, ya sean verdaderos o falsos. La cerveza, como cualquier otro alimento o bebida, aporta calorías a nuestro cuerpo. Su principal ingrediente es la cebada, el cereal a partir del cual se extrae esta bebida tras un proceso de manufactura. Los estudios más recientes apuntan a que una caña de cerveza solo nos aportará 90 calorías. Esta cantidad de calorías es mucho menor a la de cualquier refresco que podamos pedirnos, e incluso a algunos zumos azucarados. La cerveza es una opción no demasiado calórica, tal vez la mejor solo por detrás del vino.

Stock-Asso || Shutterstock

 

Evidentemente, hay muchos otros factores a tener en cuenta aparte del valor calórico de la propia cerveza. Por ejemplo, el hecho de que aparentemente, la cerveza tampoco nos aporta muchos nutrientes, que no es una bebida sana. De nuevo se trata de otro mito falso que se ha ido extendiendo, puesto que de hecho, la cerveza nos aporta beneficios gracias a las vitaminas y nutrientes esenciales al proceder de un cereal. Mejora la circulación sanguínea gracias a su gran aporte en ácido fólico, y mejora también el funcionamiento de nuestro aparato digestivo, facilitando la propia digestión.

Calculadora de calorías

¿Y si bebemos mucha cerveza…?

Esto no quiere decir que, si abusamos mucho de la cerveza, no acabemos pagando las consecuencias, y no solo por la posibilidad real de emborracharnos, sino también por todas las calorías que nos habremos metido en el cuerpo. Serán menos, de todas formas, que si nos bebemos la misma cantidad en refrescos, por ejemplo. Es por eso que tomarla en lugar de estos puede ser una solución mucho más sana para nuestro organismo, siempre que consigamos mantener ciertos límites, por supuesto, ya que pasarnos con ello será igualmente perjudicial.

Monkey Business Images || Shutterstock

Las bebidas alcohólicas tienen muy mala fama, no solo de sentar mal al organismo, sino también de aportar muchísimas calorías que luego no nos sirven de mucho. Y esto es totalmente real, especialmente en las copas y combinados, porque a las calorías propias del alcohol con una gradación superior se le unen las calorías que aporta el propio refresco con el que lo mezclamos. Desde luego, la cerveza es una alternativa mucho más sana y saludable, siempre que se tome con moderación, así que la próxima vez que te preocupe pedirte una por los posibles michelines que puedan aparecerte, quítate la idea de la cabeza y disfruta del sabor de una buena cerveza en tu paladar.