¿Cuáles son las mejores semillas comestibles?

mejores semillas para comer

Desde hace unos años las semillas se han abierto un importante hueco en nuestras cocinas. Cada vez es más fácil encontrar platos adornados con semillas de calabaza, de sésamo, de uva, de cáñamo o de cualquier otra planta que puedas imaginar. Pero las semillas no solo le dan un toque diferente a tus platos, haciéndolos visualmente más atractivos y añadiendo nuevos sabores; también son muy nutritivas. Hay quien las considera un tesoro debido a la gran cantidad de nutrientes concentrados en algo tan pequeño, así descubramos las semillas comestibles imprescindibles.

Las 5 semillas comestibles más nutritivas

La mejor forma de aprovechar todos sus nutrientes es comernos las semillas crudas. Si se han expuesto al calor parte de los minerales, las vitaminas y los aceites esenciales que nos aportan han desaparecido. Hay casos en los que la cáscara puede ser un poco dura, por lo que es mejor remojar la semilla antes de comérnosla o molerla, espolvoreándola sobre sopas o purés o creando un puré en sí. Finalmente, evita también las semillas recubiertas de sal o azúcar, ya sean crudas o asadas, ya que no se trata de una semilla natural al 100%.

1. Semillas de chía

Tenemos muchas razones para elegir las semillas de chía como la semilla perfecta, empezando por las vitaminas y minerales que aporta: hierro, calcio, magnesio, vitamina C, proteínas, antioxidantes, ácidos grasos omega 3, fibra… Son energéticas, nos protegen ante problemas cardíacos, previenen la diabetes, reducen el dolor articular y también protegen el corazón. Además se trata de una semilla libre de gluten, por lo que los celíacos pueden disfrutar de todos sus beneficios sin problemas.

JIB Liverpool || Shutterstock

2. Semillas de calabaza

Podemos destacar varias cosas de la semilla de calabaza, empezando por lo fácil que nos resultará encontrarlas. Son ricas en antioxidantes, fibra, vitamina o minerales esenciales (cobre, zinc, selenio, manganeso, potasio, calcio, magnesio, hierro); y si quieres perder peso son un alimento saciante. A diferencia del resto de semillas, las de calabaza sí que se pueden tostar (en casa) con sal marina o con especias.

SMarina || Shutterstock

3. Semillas de lino

Otra semilla bastante popular y muy nutritiva es la del lino, que nos aporta ácidos grasos omega 3, vitamina B, antioxidantes, minerales como el magnesio o el manganeso… en resumen, la mayoría de nutrientes esenciales que nos pide el cuerpo para funcionar. Son unas semillas bajas en hidratos de carbono y ricas en fibra, que estimulan el buen funcionamiento intestinal, acabando con problemas de estreñimiento. Son saciantes, así que puedes incluirlas en tu dieta para perder peso; y al regular los niveles de azúcar en sangre también son recomendables para los diabéticos.

Anna Bogush || Shutterstock

4. Semillas de sésamo

Aquí tenemos que destacar la presencia de la sesamina y la sesamolina, dos sustancias únicas. Son un tipo de fibra, los lignanos, que reducen los niveles de colesterol y pueden protegernos de la hipertensión, además de aumentar los niveles de vitamina E. Además, la sesamina protege nuestro hígado de la oxidación. Más allá de los efectos de estas sustancias únicas, las semillas de sésamo aportan calcio, magnesio, hierro, zinc, fósforo o vitamina B1.

5. Semillas de cáñamo

Antes de hablar de sus propiedades hay que recordar que las semillas de cáñamo no tienen ningún efecto narcótico, por mucho que las asociemos a la marihuana. Su contenido en THC no llega al 0,3%, y es inferior en los aceites o leches. Son una de las pocas fuentes vegetales que incluyen los 9 aminoácidos esenciales. También es la mejor fuente de origen vegetal para conseguir ácidos grasos omega 3 y omega 6, y además de los ácidos grasos poliinsaturados nos permite conseguir proteínas de alta calidad.

semillas de cañamo beneficios

DeeaF || Shutterstock