7 alimentos que aumentan los estrógenos

Las mujeres producen estrógenos de forma natural. Estas hormonas regulan el ciclo menstrual, la fertilidad o el crecimiento de glándulas femeninas como los senos, pero a partir de cierta edad, cuando la menopausia empieza a emitir señales, la producción de estrógenos se reduce. No te costará nada encontrar suplementos de todo tipo con estrógenos, pero también puedes seguir una dieta rica en estrógenos. Y para ello es imprescindible saber qué alimentos tienen estrógenos de forma natural, así que vamos a descubrirlos.

¿Qué alimentos favorecen los estrógenos?

Beneficios del aceite de origen vegetal y animal

DUSAN ZIDAR || Shutterstock

1. El aceite de oliva... y las olivas

Todos sabemos las múltiples propiedades que tiene el aceite de oliva, beneficioso para el corazón, la piel, las uñas o el pelo. Pues bien, también es una importante fuente de estrógenos, tanto el aceite como las propias olivas. Una alternativa al aceite de oliva rica en estrógenos es el aceite de sésamo, aunque más tarde hablaremos de esta semilla.

Looker_Studio || Shutterstock

Looker_Studio || Shutterstock

2. La soja y sus derivados

Uno de los alimentos con más fitoestrógenos del mundo es la soja, por lo que te ayudará a ganar estrógenos de forma natural. Estas isoflavonas las encontramos tanto en los propios brotes de soja como en los derivados, ya sean sólidos (tofu de soja) o líquidos (leche de soja).

3. Garbanzos y judías blancas

Tanto los garbanzos como las judías blancas o frijoles son ricos en fitoestrógenos, que no solo nos ayudarán a producir estrógenos de manera natural sino que también nos permitirán beneficiarnos de sus propiedades saludables. Mucha gente cree que los garbanzos son algo sosos, por lo que se pueden acompañar con otros alimentos saludables y ricos en estrógenos. También si los preparas en humus o falafel te beneficiarás de ellos. Respecto a las judías verdes, a parte de aumentar los estrógenos, ayudan a reducir el colesterol y son ricos en fibra. Eso sí, en ambos casos la dosis que nos aportan está por debajo del mínimo recomendado.



Por qué comer espinacas

Ekaterina Kondratova || Shutterstock

4. Las espinacas

Uno de esos alimentos ricos en estrógenos y saludables con los que podemos combinar los garbanzos son las espinacas. A las isoflavonas productoras de estrógenos se les une un alto contenido en hierro, que siempre nos viene bien para prevenir la anemia.

5. Semillas

El lino es uno de los alimentos que más estrógenos nos aportan, así que podemos aprovechar sus semillas, que se utilizan mucho en productos horneados (pan y panecillos, bollos, cereales, pastas, snacks, etc.) para ganar estrógenos. Mejor si se han producido con granos enteros. Otra forma de consumir semillas de lino es espolvoreándolas en el yogur, ya que si estás trituradas aprovecharás mejor sus beneficios. Más allá del lino, las semillas de girasol o las de sésamo también son ricas en estrógenos, y son el complemento perfecto para las ensaladas. Además las de sésamo suponen una gran aportación de minerales.

Alimentación a base de calcio para intolerantes a la lactosa

6. Frutos secos

En este capítulo podemos incluir tanto lo que entendemos como frutos secos (pistachos -son los más ricos en fitoestrógenos-, nueces, anacardos, castañas o avellanas) como los albaricoques, dátiles o ciruelas pasas secas. Su concentración de estrógenos es ampliamente superior a la que nos ofrecería un albaricoque o una ciruela recién cogida del árbol.

7. Frutas y verduras

Ya hemos visto los beneficios de las espinacas o los frutos secos, pero a la hora de hablar de frutas, verduras y estrógenos hay que andarse con cuidado porque algunas pueden llegar a inhibirlos. Por eso es importante saber que la remolacha, la berenjena, los pepinos, las zanahorias, los tomates, cerezas, manzanas, granadas y ciruelas contienen estrógenos. También hay que destacar los lignanos, otro estrógeno natural, presente en kiwis, albaricoques, peras, cerezas, uvas y cítricos como la mandarina, la naranja o el pomelo.

Estos son los más destacados, pero la lista de alimentos que aportan estrógenos es bastante larga. Se pueden añadir el ajo, la batata o moniato, hierbas y especias tanto secas como frescas (perejil, tomillo, regaliz, alfalfa, tréboles, salvia, cúrcuma), el huevo, los lácteos, el maíz, el apio, la coliflor o la leche y sus derivados.